Domingo, Diciembre 17, 2017

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA y TJUE

  • STSJ Madrid 613/2016: Reconocimiento de una indemnización de 20 días por año trabajado por la extinción del contrato a una trabajadora interina.
  • STJUE de 14 de septiembre de 2016: El contrato de interinidad no constituye una razón objetiva que permita la negativa a la obtención de una indemnización por finalización de contrato.

 

STSJ Madrid, Sala de lo Social, 613/2016, de 5 de octubre: Los hechos acreditados en la presente sentencia son que la actora suscribió con el Ministerio de Defensa un contrato de interinidad para prestar sus servicios, con categoría laboral, en sustitución de una trabajadora que se encontraba en situación de liberada sindical. Tras la reincorporación de esta última, se extinguió el contrato sin derecho a indemnización.

Una vez presentado recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el órgano suspende las actuaciones a la espera de la resolución de una petición de decisión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. La cuestión versaba sobre la interpretación del Acuerdo marco sobre el trabajo de duración determinada (anexo Directiva 1999/70) en relación a la ausencia de indemnización por terminación del contrato de interinidad.

Por sentencia de 14 de septiembre de 2015 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declara que la cláusula 4 del Acuerdo marco sobre el trabajo de duración determinada, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una normativa nacional que deniega cualquier indemnización por finalización de contrato al trabajador con contrato de interinidad, mientras que permite la concesión de tal indemnización, en particular, a los trabajadores fijos comparables. El mero hecho de que este trabajador haya prestado sus servicios en virtud de un contrato de interinidad no puede constituir una razón objetiva que permita justificar la negativa a que dicho trabajador tenga derecho a la mencionada indemnización.

En este sentido, el TSJ de Madrid determina que, conforme a lo dispuesto en el artículo 4.2.b) del Real Decreto 2720/1998, de 18 de diciembre, por el que se desarrolla el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores en materia de contratos de duración determinada, que establece que la duración del contrato de interinidad será la del tiempo que dure la ausencia del trabajador sustituido con derecho a la reserva del puesto de trabajo, el contrato de la actora se ha extinguido conforme a derecho en virtud de una causa objetiva, con una estructura causal análoga a las del artículo 52 del ET, aunque la duración del contrato se haya extendido a más de siete años.

No obstante, siendo la Directiva 1999/70 directamente aplicable y habiendo efectuado el Tribunal Europeo la interpretación que se ha expuesto, se concluye que no se puede discriminar a la actora en cuanto a la indemnización por la extinción de la relación laboral, como consecuencia del tipo de contrato suscrito y, por consiguiente, tiene derecho a igual indemnización que la que correspondería a un trabajador fijo comparable de extinguirse su contrato por otra causa objetiva, esto es veinte días por año de trabajo, según lo dispuesto en el artículo 53.1.b) del Estatuto de los Trabajadores, porque la extinción es procedente.

Texto completo.

 

STJUE de 14 de septiembre de 2016 (asunto C-596/14): El Tribunal de Justicia, en la presente sentencia, resuelve una cuestión prejudicial, planteada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, interpretando la cláusula 4 del Acuerdo Marco sobre el trabajo de duración determinada, celebrado el 18 de marzo de 1999, que figura en el anexo de la Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, relativa al Acuerdo marco de la CES, la UNICE y el CEEP sobre el trabajo de duración determinada, en el marco de un litigio acerca de la extinción de un contrato de interinidad por reserva de puesto que no conlleva el derecho del interino a recibir indemnización por finalización de contrato.

El Tribunal concluye que la cláusula 4 del Acuerdo Marco debe interpretarse en el sentido de que el concepto de «condiciones de trabajo» incluye la indemnización que un empresario está obligado a abonar a un trabajador por razón de la finalización de su contrato de trabajo de duración determinada y que se opone a una normativa nacional que deniega cualquier indemnización por finalización de contrato al trabajador con contrato de interinidad, mientras que permite la concesión de tal indemnización, en particular, a los trabajadores fijos comparables. El mero hecho de que este trabajador haya prestado sus servicios en virtud de un contrato de interinidad no puede constituir una razón objetiva que permita justificar la negativa a que dicho trabajador tenga derecho a la mencionada indemnización.

Texto completo.

 

 

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn